Banchile UNA INICIATIVA DE BANCHILE INVERSIONES
  • BanchileUna iniciativa de Banchile Inversiones
  • Buscar
Invierto Bien - Fondos

¿Qué es un Fondo?

Un Fondo corresponde a un patrimonio integrado por aportes realizados por partícipes, destinados exclusivamente para su inversión en los valores y bienes que la ley permita. Además, su administración es de responsabilidad de una empresa llamada administradora y que es regulada por la Superintendencia de valores y Seguros (SVS).

Los instrumentos en los que se puede invertir son: instrumentos de deuda de corto, mediano o largo plazo como los bonos, pagarés, letras hipotecarias, etc., o instrumentos de capitalización como acciones, índices, etc.

En Chile existen fondos de inversión y fondos mutuos.

¿Qué diferencia a un fondo mutuo de un fondo de inversión?

Los fondos mutuos permiten cursar rescates por la totalidad del dinero invertido y ser pagados en un plazo igual o inferior a 10 días, en cambio los fondos de inversión, dependiendo si son rescatables o no, también permiten cursar retiros por el total del dinero invertido, pero su pago se efectuará en un plazo que variará entre 11 y 180 días.

Otras diferencias de los fondos mutuos y los de inversión, son que un fondo de inversión cuenta con un plazo de inversión determinado, el número de cuo¬tas es limitado y el aporte mínimo para ingresar a estos instrumentos suele ser alto, por lo que en general están destinados a inversionistas de alto patrimonio o institucionales, como las AFP y Compañías de Seguros. En cambio, los fondos mutuos no tienen un plazo de inversión determinado, no tienen un límite de cuotas y en muchos casos, no tienen aporte mínimo o son mucho menores que los de los Fondos de Inversión.

Los Fondos Mutuos se dividen en las siguientes categorías:

• Fondos mutuos de inversión en instrumentos de deuda de corto plazo con duración menor o igual a 90 días: Fondos orientados a personas naturales o jurídicas que estén interesadas en invertir y/o ahorrar en fondos de corto plazo, cuyas carteras se compongan sólo por instrumentos de deuda, tanto nacional como extranjeros y que tengan una duración menor o igual a 90 días.

• Fondos mutuos de inversión en instrumentos de deuda de corto plazo con duración menor o igual a 365 días y fondos mutuos de inversión en instrumentos de deuda de mediano y largo plazo: son fondos orientados a personas naturales o jurídicas que se encuentren interesadas en invertir y/o ahorrar en fondos de mediano y largo plazo cuyas carteras se compongan sólo por instrumentos de deuda, tanto nacional como extranjeros y que tengan una duración mayor a 90 días. A medida que la duración sea mayor, también lo será la exposición al riesgo y se estará más cerca de la rentabilidad esperada.

• Fondos mutuos mixtos y fondos mutuos de libre inversión: Fondos orientados a personas naturales o jurídicas que estén interesadas en invertir y/o ahorrar en fondos que combinen inversiones tanto en renta fija (deuda) como en acciones, con el fin de diversificar el riesgo entre estos dos tipos de instrumentos.

• Fondos mutuos de inversión en instrumentos de capitalización nacional e internacional: Fondos orientados a personas naturales o jurídicas que estén interesadas en invertir y/o ahorrar en carteras compuestas principalmente por acciones de las distintas Bolsas, tanto nacional como extranjeras. El país, sector o moneda en los que invierta, se encontrarán definidos en su política de inversión.

• Fondos mutuos estructurados y fondos mutuos dirigidos a inversionistas calificados: Fondos orientados a personas naturales o jurídicas que se interesen en invertir y/o ahorrar en fondos que representen una alternativa distinta a las tradicionales inversiones en acciones o deuda. Su principal objetivo es buscar un retorno (fijo o variable) a través de estructuras de inversión más sofisticadas, con diferentes niveles de riesgo. Dependiendo de las características del fondo, el capital y/o la rentabilidad podrían estar garantizados.

¿Cómo invertir en un fondo mutuo?

Para invertir en un fondo mutuo se debe realizar un aporte en dinero a la sociedad administradora del fondo en el cual se haya decidido invertir. No existe un monto mínimo definido, ya que depende del tipo de fondo en que se esté invirtiendo.
El aporte realizado al fondo elegido es convertido en cuotas de participación, las que tienen un valor que se informa día a día, debido a que pueden aumentar o disminuir a raíz de las fluctuaciones de precios de los instrumentos que componen la cartera de inversión del fondo mutuo. Al haber hecho la inversión, se puede revisar frecuentemente el valor de la cuota y así conocer la rentabilidad que va alcanzando la inversión.
Al momento de invertir en un fondo mutuo, se debe firmar un contrato de suscripción de cuotas, donde la sociedad administradora debe informar acerca del reglamento interno del fondo, que consiste en:

  • Remuneración que cobra la sociedad por la administración del fondo.
  • Política de inversión de los recursos.
  • Comisiones que se cobran sobre la inversión.
  • Plazo de pago de los rescates (en cuanto tiempo se devuelve el dinero que se haya invertido en el fondo).
  • Planes de inversión.

Además, el contrato de suscripción de cuotas contiene los datos de la inversión realizada y la información mínima del reglamento interno que se debe conocer al momento de invertir en un fondo mutuo.
No se debe olvidar solicitar la información más reciente sobre cómo está conformada la cartera de inversiones del fondo, para saber si se ajusta o no los intereses del inversionista. Además, para evaluar la conveniencia de invertir en un fondo no se debe mirar exclusivamente la rentabilidad que haya tenido en el pasado, ya que ésta es esencialmente variable y no asegura un éxito o fracaso posterior.

¿Por qué invertir en Fondos?

Los fondos cuentan con características que los hacen muy atractivos si estás buscando alternativas de inversión. Entre las que destacan:

o Administración profesional: Tus recursos serán administrados por personas con experiencia y conocimientos técnicos en inversiones, quienes están monitoreando y analizando el mercado a cada minuto, de manera de capturar todas las oportunidades que se presenten y optimizar la rentabilidad.

o Diversificación: Los fondos permiten diversificar tu inversión en un gran número de instrumentos financieros de diversas compañías e industrias, reduciendo y acotando el riesgo.

o Liquidez: Según la asociación de fondos mutuos, la liquidez es la facilidad para acceder rápidamente a tu dinero. En este sentido, con los fondos mutuos podrás retirar tu dinero sin perder el mayor valor obtenido hasta ese momento y tendrás el pago a tu disposición entre 1 a 10 días de efectuado el rescate. Estas condiciones dependerán del fondo que elijas, porque existen distintos plazos del pago de rescates. Por esto, es importante que al momento de decidir tu inversión te informes de las características del fondo para que se ajusten a tus necesidades. En el caso de los fondos de inversión del tipo no rescatables, existen eventos llamados “disminuciones de capital”, en los cuales te permitirán rescatar también cuotas en ciertos periodos de tiempo.

o Mayor acceso a los mercados: Esto permite a aquellos inversionistas individuales acceder a opciones que de otra forma no podrían adquirir, debido a los altos costos asociados al hacerlo en forma individual.

o Diversidad en la oferta: Existe una amplia oferta de fondos, los cuales están diseñados para satisfacer las necesidades de los diversos perfiles de inversión y horizontes de tiempo de los partícipes.

o Flexibilidad en las operaciones: Puedes invertir y rescatar tu dinero en fondos directamente con tu ejecutivo o de manera remota a través de la página web de la institución donde tengas tus fondos. Recuerda tener claras las características de éste, para que reduzcas los costos de comisiones, por ejemplo.

o Resguardo para los inversionistas: La industria de fondos se encuentra regulada por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), y cuenta con medidas de autorregulación orientadas a la protección del partícipe.

¿Cuáles son los costos asociados al invertir en fondos?

Los fondos aplican cobros que dependen de las características propias de él. Estos se detallan en su reglamento interno y se agrupan principalmente en:

Series: Las rentabilidades de cada serie de fondos son distintas entre sí, y la diferencia de retorno entre ellas es solo por la diferencia del cobro de la remuneración ya que comparten la misma rentabilidad de los activos presentes en la cartera de cada fondo.

Remuneración: La remuneración es el cobro realizado por la Administradora de Fondos y se calcula sobre el monto invertido, expresándose como porcentaje anual más IVA y descontándose día a día del Valor Cuota. Para poder obtener la remuneración diaria, se debe dividir la remuneración anual en 365 días. Usualmente este cobro depende de la gestión que se requiere para administrar un tipo de fondo específico. Las remuneraciones están incluidas en el valor cuota del fondo que se calcula día a día.

Además, existe la llamada remuneración de éxito, que es un porcentaje adicional de cobro variable para el inversionista que se concreta sólo en la medida que fondo logre un sobre retorno respecto a un nivel preestablecido. De esta manera se incentiva al gestor financiero a obtener el mejor retorno posible y así beneficiarse mutuamente.

Comisiones: Corresponde a lo que la Administradora de Fondos cobra al cliente que realiza un rescate antes de un plazo determinado, generalmente en los fondos orientados a la inversión de mediano y largo plazo. Su finalidad es precisamente incentivar la inversión a largo plazo, sin embargo existen fondos que no cobran comisiones asociadas a permanencias mínimas.
Hay dos tipos de comisiones: de entrada y de salida. La comisión de entrada se cobra cuando un participe o inversionista realiza el aporte, o sea al momento de la suscripción. La comisión de salida se cobra cuando se sale antes de una fecha estipulada de vencimiento.

Compartir